como enfrentar un cambio de vida

Cuando nos enfrentamos a un cambio tenemos dos alternativas: o nos quejamos (“¿por qué a mí?”), o lo vivimos desde el ser protagonistas de nuestras vidas abriéndose otras posibilidades.

En otras palabras

Surge un quiebre (un problema o desafío), luego pasas al “¿por qué a mí?”, después la negación que llega de la mano del miedo. Pegadito está la frustración y el tocar fondo.

Es el momento justo para elegir si te quedas ahí o comienzas un camino de reinvención.  

¿Por donde empezar?

Escucha tu quiebre, tu problema, tu situación.

Preguntándote ¿A qué me está invitando la vida en este momento? Sea lo que sea…. Despido, termino de una relación e, incluso, una enfermedad. ¿Qué me esta mostrando la vida a través de este quiebre?.

Negación:

Podemos estar súper dispuestas a querer transitar por la reinvención pero siempre hay un lado nuestro (yo le llamo mi loro mental) que nos lleva a negar lo que está sucediendo. Por ejemplo,  (no me duele, estoy re bien o yo no fui, la culpa es de otro, no me pasa nada, algo típico de nosotras).  Las emociones van más lentas de lo que está en nuestra mente. Racionalmente, podemos tener muy claro lo que tenemos que hacer pero nuestro corazón todavía no se entera.

Negar cuando algo me duele, es una manera de protegernos, inventamos excusas o el exceso de optimismo que tiene que ver con esa negación al dolor.

Negamos para protegernos.

¿Como salir de aquí?

Escuchándote, siendo sincera con tus respuestas ¿Qué es reamente lo que me pasa? ¿Estoy siendo honesta con mis emociones? ¿Qué es realmente lo que quiero en mi vida?.

El miedo

El miedo es innato, esta en nuestro cuerpo, es parte de nuestras emociones básicas, es parte intrínseca de nosotros, esta en nuestra mente y también en nuestro cuerpo.

Son creencias que hemos construido en nuestro pasado por alguna experiencia vivida.

Una frase que leí en alguna parte decía “el miedo me muestra donde cree “mi mente” que se encuentran mis límites. Y me hace todo el sentido del mundo”.

Como salir de esta etapa (a veces transformada en tu zona de confort)

Llegó la hora de enfrentarlos, de hincarle el diente, cuanto más huyas, más miedo sentirás y más te demorarás en salir de aquí.

Entonces…

Para, respira y date el espacio para mirar con perspectiva que es lo que realmente está pasando.

Enfrenta realmente tus pensamientos y observa cuáles son los hechos reales versus los que te estás inventando.

La frustración

Es cuando nos sentimos en el descontento, contrariadas. Es esa sensación de desagrado  que se produce cuando una expectativa que teníamos no se cumple a pesar de nuestro deseo, incluso intentos, para que suceda.

Dependiendo de la intensidad de la frustración que sentimos, y a nuestras propias forma de ser,  reaccionamos con molestia, ansiedad, depresión, angustia, enojo, etc.

Cuando de niños no aprendimos a tolerar la frustración de adultos, nos vamos por la vida sintiéndonos incómodos ante cualquier situación, desmotivados y hasta podemos abandonar metas y proyectos en los que, en algún momento, nos sentimos muy ilusionados.

Muchas veces son creencias de que nuestra vida debería ser diferente. Entonces aparece la injusticia y, con ella, también la rabia. ¿por qué a ella sí y a mí no?

¿ Qué hacer con esta emoción?

Hacerte preguntas con respuestas a la vena de honestas

¿Puedo vivir sin lograr esto que me he propuesto?, ¿existen otros caminos para alcanzarlo?, ¿Es una obsesión o puedo hacer algo diferente? ¿Cuáles son mis limitaciones?, ¿Qué es lo que realmente me afecta al no lograr esto?.

Tocar fondo

La vida es un camino y, como en todo camino, hay baches o  pozos donde nos caemos. Muchas veces vamos tan distraídas que esas caídas son muy fuertes y dolorosas y en otras podíamos mirarlo a la distancia que ya venía.

Y es ahí cuando sentimos tocar fondo, en pleno dolor, en pleno fastidio, que nos puede llevar a escondernos, a no querer ver a nadie. Te sientes chiquita y sin ninguna posibilidad y con esa sensación de que nada volverá a ser como alguna vez fue.

Renacer

quiero un cambio de vida

Llegó el momento de #reinventarte …..

Hay algo que empieza a moverse dentro de nuestro ser. Algo que comienza a decirnos “levántate, tú puedes hacerlo diferente”. Es  en este preciso momento cuando logramos mirarnos, cuando por fin comienza el momento del renacimiento, de comenzar a reinventarte.

Generalmente, las personas aparecen en la vida más poderosas, más completas y esto tiene que ver con el dolor, en la frustración. En el sin sentido, muchas veces encontramos quien realmente somos, de qué somos capaces y no sólo logramos sorprendernos  a nosotros mismas,  sino que al mundo también.

Muchas veces, nos vivimos la vida desde el no rendirse nunca. Tengo que seguir, pase lo que pase. No puedo ser vulnerable, nadie debe verme mal, jamás pedir ayuda. Y está tan sano a veces dejarse caer para levantarse como esa bella ave fénix que viene creciendo en ti.

¡¡Y que no se te olvide!!

Pregúntate ¿qué aprendí? Así difícilmente volverás a caer en el mismo pozo.

Soñar:

Empieza a dejar atrás a tu ser victima, alimenta tu mente con pensamientos positivos, cuando eliges renuncias a cosas pero también ganas otras.

Vuelve a mirar que sueños dejaste postergados ya sea por la maternidad, por tu carrera o por lo que sea….. vuelev a soñar para ponerte nuevas metas nuevos objetivos

Pasión

Busca tu pasión. Es lo que te motiva, que te enamora en la vida que quieres hacer. Que no te importe la edad, siempre hay tiempo para cumplir los sueños.

Ir a la acción

Cualquier cosa que quieras que pase, tienes que ponerte en acción y crear el hábito. Si algo te da miedo, practícalo mil veces: así nacen los expertos. Así debilitas al miedo. Si algo te cuesta mucho, entonces acércate a personas que sepan cómo hacerlo y trabaja en equipo con ella.

Compromiso

Encuentra la fuerza que te llevará a sostener esta nueva etapa de reinvención. Esos a los que recurrirás cuando lleguen esos momentos de duda.

Acompáñalos con tus valores, los que están en la base de tu ser.

Espero te haya servido este post! Si es así … que te parece compartirlo con otras mujeres allá afuera en el mundo? 🙂  compártelo en tus redes sociales.

Si quieres tomar una sesión conmigo o tienes dudas de si el coaching es para ti, conversemos…. Click aquí

Te dejo un gran abrazo. María Esther.